sábado, 2 de febrero de 2008

25 de enero de 2008
Un paréntesis no literario
Cuando hace más de un año inicié la aventura titulada La ultima tentación, en honor a la célebre novela del griego Niko Kazantzakis, no tenía en claro el rumbo que tomaría esta página; es obvio que por aquel entonces tampoco tenía una noción clara del estilo que pensaba utilizar para iniciar la tarea impuesta en aquel momento. Cierto es que asumí la responsabilidad de escribir una cuartilla diaria como mínimo, pues era pertinente demostrarme cuán capaz era para lograr ese propósito. Así, durante al menos cuatro meses mantuve vivo el interés de sentarme todos los días frente a una computadora para escribir cosas que tal vez no eran del agrado de todos, o que, en su momento, ni siquiera fueron leídas. Comentarios de amigos y conocidos me demuestran que, pese a todo mi escepticismo, este espacio recibía visitantes, sino constantes, atentos a los primeros intentos de este escribidor.
Con el paso del tiempo las cuartillas fueron disminuyendo, a la par de la ingenuidad con la cual me sentaba frente a la pantalla. Lo que en su momento fue desparpajo, poca ilación de las ideas, y una visión cómica para describir el diario acontecer de esta surrealista tierra, fue tomando cierta consistencia que ha cuajado, pienso yo, en algo que, orondamente, debo decirlo, es un atisbo de estilo personal.
Ese estilo, sin embargo, no ha sido muy practicado en días recientes. Ello se debe a muy diversos factores, entre los cuales conviene anotar, en primer lugar de la lista, a la hueva. Ya en la primer entrada, capítulo, o como sea que usted prefiera llamarlo, de este blog, anunciaba la imposibilidad de la escritura que tenía el maestro Arreola para sentarse a escribir su Bestiario, y todo por culpa de la enfermedad de los huevos de oro.
No es la hueva, hay que decirlo, la única culpable. Y no lo es porque justo el año que acaba de terminar significó una serie de problemas que fácilmente pude haber sorteado, entre ellos el amor, mismo que, seamos sinceros, prefiero tener a mi lado. Así es, señoras y señores del jurado, amables lectores, distraído paseante que por accidente escucha estas confesiones que a la larga serán de su agrado. El año 2007, suma que espanta y sin embargo resulta tan insignificante, arrojó para mí una experiencia de nombre Sihara Nuño, la cual, brindémosle su crédito, anunció desde un principio cuán dañina sería para la salud de quien esto escribe. Un reproche a estas alturas resulta innecesario, pues, en honor a la verdad, los momentos gratos que pasamos, incluida la noche donde su anatomía hizo aparición en la ciudad de Querétaro, o los prodigios de su cuerpo junto al mío, así como las letras e ideas que entre ambos concebimos, valen más que ese silencio inexplicable de su parte.
Menudo problema es, pues, el del amor, como para pensar, de forma ingenua, que será resuelto en unas cuantas líneas. Preferible es, entonces, abordar otro problema sabiendo de antemano la inutilidad de encontrarle solución. La cuestión es ¿qué discutir? ¿Mi perenne idealismo? Este puede ser un tema que dé para mucho, pues vaya que este año que recién termina estuvo tupido de inconvenientes ocasionados por ese afán de buscar la utopía. Fue por eso que enfrenté al sistema, esa máquina que devora hombres y defeca locos, sobre todo si esos hombres no poseen un espíritu débil y manipulable. La impresión que me deja esa lucha es la de una soledad muy grande.
Es entonces que llegamos al punto medular del asunto. Y es que yo no lo sé de cierto, pero, hasta donde recuerdo, hace bastante tiempo que no sentía al viento correr a ambos lados de mi cuerpo. La mía, debo decirlo, es una soledad muy extraña, pues aún cuando mis amigos están conmigo, y vaya que los tengo y muy buenos todos ellos, pienso que caminar con el aire como única compañía no es muy sano para la salud emocional del individuo en cuestión.
Así las cosas, seguiré esperando la llegada de Cristina, mi equivalente de la dantesca Beatriz...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.encyclopediadramatica.com/Tl%3Bdr

rotabeauvoir dijo...

Muy hermoso!!!

Oye, pero esa soledad tan grande y extraña es a veces necesaria, creo. No sé, quizá se deba a la costumbre pero, en mi experiencia, esa soledad se me ha vuelto casi indispensable, tanto que, cuando siento que se aleja aunque sea un poco, entro en estado de shock y no sé que hacer. Entonces corro detrás de ella. Quizá sea que necesite yo una buena zarandeada!! jeje...

Un beso Juan Carlos, que lindo leerte!!!

:)

Un consejo, deja de matar hormigas...

:)

rogelio garza dijo...

si escribes, escribes.
no valen los pretextos, mucho menos los huevos de oro.
que si el maestro Arreola esto o aquello, él era genio de las letras y nosotros no.
si escribes necesitas dos cosas: talento y disciplina.
a la mayoría nos falta lo primero, sólo nos queda lo segundo para estar a la par.
que sean dos cuartillas al día, por pura constancia y disciplina.
fíjate que en el 2007 a mí me rompió la madre y me partió el corazón una tapatía, la princesa de Zapopan, y su tío abuelo era el maestro Arreola... loca de remate la chava.

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Mi querida rota!!!

La soledad, ya lo comentaba en otro blog, es curiosa: sabes que te pertenece, que es tuya y de nadie más, y que por eso mismo debería ser algo disfrutable, pero invariablemente llega el momento en que te fastidia. Hasta la convivencia contigo mismo llega a ser desesperante. Por eso mato hormigas. Jajajaja.

Estimado Rogelio:

A la escritura no se le aplica el ya celebre diez por ciento de inspiración y noventa por ciento de transpiración. En la última FIL, Ruben Fonseca, gran escritor, por cierto, confirmó lo que todos ya sabemos o deberíamos saber: la escritura es cien por ciento transpiración. Los silencios y la incapacidad de sentarnos frente a una hoja en blanco no es más que la irresponsabilidad con que asumimos este oficio.

He dicho, lo demás, son pretextos (hablando te textos)

Un saludo a ambos!!!

JC

James Nuño dijo...

Querido, ya lo dijimos anoche: la mujer es enemiga de la escritura, y para hacer más contundente la máxima, la hueva tiene nombre de mujer.
Es un ciclo sin fin.
A los poco amados sólo nos queda escribir... Si no es así, aprovecha y hay que coger.
Saludos

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Hasta ahora entiendo porque escribo: No tengo sexo, entendido este como las relaciones intrapiernosas entre personas de distinto idem. Chale, dude; sólo los amigos dicen las cosas tan crudas, como tú lo haz hecho el día de hoy.

¡Saludos!

mengana dijo...

Escribes bien, ¿quien lo hubiera dicho?

El 2007 fue un año de esos creo
a mi el 2008 se me está llendo muy acelerado
me aterra terminarlo con otro recuento de daños
cuando empezó el 2007 todo pintaba con prisas y promesas y me aterraba lo mismo
del amor ya no opino, me es complicado y casi siempre ajeno

mengana dijo...

Escribes bien, ¿quien lo hubiera dicho?

El 2007 fue un año de esos creo
a mi el 2008 se me está llendo muy acelerado
me aterra terminarlo con otro recuento de daños
cuando empezó el 2007 todo pintaba con prisas y promesas y me aterraba lo mismo
del amor ya no opino, me es complicado y casi siempre ajeno