lunes, 16 de julio de 2007

4 de julio de 2007
Punk, punk; sólo hay uno...
Capítulo I. La música. Nueva York, 1974. Sólo se necesitó de un ejército de cuatro jóvenes aburridos para capitalizar lo que ya venía anunciándose desde The Who, Velvet Underground, Iggy and the Stooges y The New York dolls. Gracias a la idea del Do it yourself, la avanzada de los Ramones puso de cabeza a la gran manzana; una banda punk con un gran sentido del pop, tanto, que hasta Andy Warhol se rindió a sus encantos. “Today your love, tomorrow the world.”
Capítulo II. La actitud, la estética. Londres, 1975. Malcolm McLaren, estudiante de arte y dueño de una tienda de ropa a la moda, luego de fungir como manejador de los New York dolls, decide crear y controlar su propia banda de rock. Con ayuda de Vivienne Westwood les diseña una apariencia basada en ropas rasgadas, como las que ya usaban lo Ramones; insignias y símbolos militares, como las que ya usaban los Ramones; y el nuevo cuarteto, como ya lo eran los Ramones, se lanza a la conquista de una Inglaterra bastante machacada. Lo mejor de este grupo llegó cuando ingresó a sus filas un bajista de actitud mientamadres, como el que ya tenían los Ramones. Sí, podría decirse que los Sex Pistols hacían lo mismo que los Ramones, pero con qué actitud... “Anarchy in the UK.”
Capítulo III. La posición. Londres, 1976. Si el mundo tenía una llaga llamada punk, fruto de una juventud violentada y reprimida, era necesario que alguna parte de ese “defecto” señalara lo que la había provocado. Si los Ramones eran la avanzada y los Pistols habían señalado al régimen fascista de la reina como enemigo ¿no era necesario tener una ideología de combate? Ahí es donde encajan frases como Combat rock o “Creative violence.” Pero ese no fue el principal mérito de los The Clash, quienes entre otras cosas supieron adaptar al punk para que éste recibiera diferentes influencias que enriquecieron su manera de hacer música. Rock, punk, reggae, ska, pop. “Revolution rock.”
Capítulo IV. Lo que vino después. El punk adoptó diversas caras, aunque ninguna de ellas ha sido tan valiosa como la del primer boom. Algunos grupos siguieron las rutas del hardcore delineadas por los Ramones, mientras que otros cayeron en la onda panfletaria y se volvieron grupos cerrados y extremos. La mayoría cedió a las mismas contradicciones del movimiento y sólo ayudó a convertir al punk en una triste broma de sí mismo...
Epílogo. Un lugar cualquiera, 2007. Sin duda que en el tránsito diario por la vida usted los ha visto; ahí donde seguramente usted toma un café o acude a realizar ese acto tan mundano que la gente de limitadas capacidades mentales llama “shopping.” Son chicos normales, oscilan entre los catorce y los veinte años de edad. La mayoría de ellos hijos de matrimonios jóvenes de clase media alta con una buena posición económica, por lo cual no es extraño verlos al último grito de la moda. Son punks de diseñador en el mal sentido de la palabra, cuyo acervo musical parte de Green Day para adelante...
“¿Ya viste esa playera de Ramones?” “Esta chida, pero ¿Quiénes eran esos?” “Pues no sé. Tú cómprala, wey. Total, están de moda...”

5 comentarios:

rogelio garza dijo...

eeeeeeaaaaahhhhhhh!!!!!!

punk you!

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Danke, señor!!!
Pero por un extraño sino del destino no había aparecido el texto. Ahora sí: Punk you!!!

Palimp dijo...

Los Ramones, verdadero grupo de culto DIY, cuatro acordes y a dar caña... aunque reconozco que también me gustan Green Day :)

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Gracias por el comentario! A mi también me gusta Green Day, sobre todo cuando se acelera demasiado, y no cuando se sienten salvadores o profetas como en "Working class hero" donde destrozan la canción de Lennon. El punto es que la mayor parte de la muchachada desconoce que antes de Nirvana o Green Day existían otras cosas

Pequeño Shopenhauer dijo...

Es sumamente odiosito ver a todos los chamaquitos posers con cara de mamuts y cerebro de ganzo ,con sus playeras de los Ramones. ¿Que si les gusta el grupo? Bueno, sí, conocen "Hey, Ho, let's go"... ¡Que se vayan al diablo (y que dejen de tocar mi timbre para luego irse corriendo como pendejos!)

El punk es una salvación, una filosofía, una revolución,un postulado dadaísta en la música... que no mamen los pubertos y que se ilustren los que no saben nada sobre ello.

Mis grupos favoritos (punks) vendrían siendo más Bien los Pistols, The Clash y Dead Kennedys (hardcore).Pero los Ramones claro que son únicos (y podría decirse que fueron los primeros).

Como bien dices, el punk se veía venir con la Velvet Underground...¡cómo amo a esa banda!

Me cayó bien usted, compadre. Un saludo.