jueves, 13 de septiembre de 2007

13 de septiembre de 2007
“La ficción ocurre en el límite”
A propósito de Cortázar y sus remembranzas acerca de la definición de literatura fantástica y poesía, donde todo el ser de las mismas queda fuera de cuanto pueda decirse, recuerdo las ideas que, a posteriori, pronunció el científico catalán Jorge Wagensberg, acerca de los cuerpos y sus definiciones. Palabras más, palabras menos, para este hombre, la ficción se da en la frontera de cada ser, ya que en ese pequeño espacio es donde radica la posibilidad de transformarse en algo más.
Quedo de acuerdo con estas posturas. Si ya es por demás sabido que el lenguaje tiene como finalidad última atrapar la realidad a través de la definición de los objetos, a los hombres nos falta esa posibilidad de perdernos en las fronteras, de quedar al borde del abismo y de pensar un poco en el “fall in love.”
En este contexto tal vez parezca extraño que recurra al anglicismo para explicar tal perspectiva, pero éste viene a colación si tomamos en cuenta su traducción más literal. Caer enamorado, ceder al abismo y la incertidumbre de lo indefinido bien puede ser relacionado en este sentido con el arte en general, mas toco aquí el tema de la literatura, fantástica por definición, cuyo ejercicio nos permite sacudir un poco de la realidad que nos aqueja.

9 comentarios:

Gimena Garza dijo...

Padrísimo JC pero no creo que este romper fronteras sea solo en la literatura o solo con el lenguaje. Cualquier arte y cualquier oportunidad de contemplación permite igualmente un dejarse caer: una ficción abismal...
saludos,

Pequeño Shopenhauer dijo...

Buenas compadre, una pregunta: ¿Ha leído usted "Los premios" de Julio Cortázar.

Si la respuesta es afirmativa, ¿qué le parece?

Me gustaría saber su opinión.

¡Un abrazo!

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Señor shopenhauer:
Mi respuesta es negativa ¡verga! Sé que la tengo que leer, sobre todo por su inicio: "La duquesa llegó a las cinco." ¿Donde he escuchado eso? ¿Breton, Valery? Ya habrá tiempo, pero una cosa es segura, en cuanto la lea, tendré algo que decir al respecto.
Querida Gimena Garza:
He corregido ese detalle. Si me limité a la literatura es porque esta entrada es parte de un ejercicio en una materia de literatura, aunque lo ligue a otros dos conceptos para escpara de lo aburrido de los simples reportes de lectura y ¡voilá!
Un gran saludo a ambos!

rotabeauvoir dijo...

"Fall in love" y ya se está en el límite. Es verdad, ahi es donde comienza la ficción y lo transforma todo en otras cosas que no eran las que estaban en un principio. Es un terreno difícil, sobre todo cuando no se está seguro de que lo que se ve, es compartido por quienes nos rodean.

Lo que no entiendo es porqué el miedo de caer en ese estado de letargo maravilloso cuando ya se estuvo en algún momento...

Un abrazo!!!

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Mi estimadísima Beauvoir:
Una definición de miedo es aquella que como sentimiento nos enfrenta a lo que rompe esquemas, a las situaciones desconocidas o a lo que no podemos explicar. El miedo de la gente para entregarse al ejercicio artístico es el mismo a descubrirse como alguien nuevo en la nada contemplativa acción de observar una pintura, leer un libro, escuchar una canción...
Triste la persona que vive con temor, no me imagino cuan pequeño es su mundo...

Abrazo correspondido. Cuídate!!!

rogelio garza dijo...

veo muy difícil "atrapar la realidad a través de la definición de las cosas". la realidad es cambiante e inasible. prefiero pensar en el lenguaje como en el medio para crear nuevas realidades, nuevos mundos, que para mí sería la esencia de la literatura fantástica.
recuerdo dos definiciones al respecto, la primera la leí en un libro sobre el cuento fantástico y algún autor (la verdad no recuerdo quién) dijo para definirlo: "dos, tres páginas, y un mundo en medio".

en otro momento entrevisté a José Luis Cuevas sobre el arte digital y el arte tradicional. de pronto dijo: "sólo me basta un lápiz y una hoja de papel para crear un mundo".

más que atrapar, el lenguaje en manos del artista es para crear... creo.

Juan Carlos Gutiérrez Mercado dijo...

Saludos, mi buen Rogelio:

He leído tu comentario y concuerdo con la anotación en el siguiente sentido. Es cierto que cuando hablamos de lenguaje nos enfrentamos ante una dicotomía. Por un lado éste fue un invento, una creación del hombre primitivo cuya primer función fue asir y definir esa realidad que le era ajena. Cabe anotar que en el transcurso de la historia, el lenguaje no ha perdido su otra cualidad, la de la creación de mundos probables, ahora sí, esencial para la elaboración de cualesquier forma artística.

Es cierto, nos enfrentamos al dificil problema de la filosofía del lenguaje, mismo que en su naturaleza define pero al mismo tiempo permite crear. Por eso la ficción ocurre en el límite...

rotabeauvoir dijo...

Hey, te vi, o al menos creí verte en un café... bueno, el del café era tan parecido al de tu foto...

jejeje...

Saluditosssss!!!

rotabeauvoir dijo...

Estaba sentada al lado de ti, pero no en la mesa de marts.

Sinceramente me dio pena saludarte porque no estaba segura de si eras o no, imaginate que resuta que no y yo ahi parada... jaja...

Ya verás si te vuelvo a encontrar por ahi te saludo, al cabo ya te conozco... y me presento :)

Muchas gracias por tu comentario en mi blog, espero que tu subas algo pronto...

saludos y un abrazo!