domingo, 3 de septiembre de 2006

10 de agosto de 2006
Infrahuevonismo

Capítulo I.- Que trata de definir el movimiento y sus orígenes
En una época en donde los manifiestos son algo que han pasado por completo de moda y, peor aún, en donde el arte en general se encuentra en un constante estado de agonía, surge un nuevo movimiento (aunque no sabría decir si de vanguardia) con manifiesto preparado y toda la cosa.
Esta “novedosa” idea, la cual no se veía en México desde el manifiesto del crack, hace diez años aproximadamente, surge de la mano de Don Omar, el cual, apunto, nada tiene que ver con el reggaeton. Recordará usted, apreciable y atento público, que en este espacio ya había tenido la oportunidad de hablar de él, sólo que en su momento, olvidé mencionar la claridad de sus ideas.
+++
El Infrahuevonismo surge como una necesidad de reunir, bajo una sola bandera y movimiento, a toda la comunidad artística intelectualoide de Guadalajara, su base de operaciones, para empezar. Quizá algún día exista la nación Infrahuevona, regida por Don Omar, quien tendrá, en el supuesto, el nombre de El General.
La pregunta obligada es ¿por qué reunir a todos bajo una misma bandera? Los antecedentes y las condiciones están prácticamente dados. Guadalajara, que en este año 2006 es la capital latinoamericana de la cultura (no quiero ni saber como se encuentran por otras latitudes), reúne a una gran cantidad de artistas que se ocupa de no hacer nada. Plagados de fotógrafos, performanseros (los cuales en todo caso son representantes de algo que aún no puedo definir qué es), músicos, pintores, escritores y anexas, faltaba un movimiento que diera a conocer a toda esta fauna de artistas que, pudiendo salir del terruño a buscar oportunidades de crecimiento artístico, se encuentran demasiado ocupados haciendo absolutamente nada.
11 de agosto de 2006
Infrahuevonismo

Capítulo II.- De cómo Bartleby el escribiente fue el primer Infrahuevonista
Cuando tuve la oportunidad de leer uno de los cuentos más significativos del autor de Moby Miembro, Herman Melville, quedé inmediatamente prendado de él. El texto en cuestión es “Bartleby, el escribiente”, en la versión traducida y prologada por “José Luis Borgues” (Fox dixit).
La vida de Bartleby se resume en el hacer de la nada; preferiría no hacerlo, es la frase que resume su actitud ante el mundo. Precisamente los Infrahuevonistas, por elección propia, han renunciado al mundo y se entregan a la tarea de no hacer nada. Claro, existen incongruentes que no saben lo que hacen. Entre los más patéticos están los que observan como crece su abdomen o quienes se sacan la pelusa del ombligo. Ese tipo de personas desprestigian al movimiento y van en contra de los sagrados principios del Manifiesto Infrahuevón.
Los Infrahuevonistas, recogiendo la experiencia bartlebyana, creemos que en este mundo todo es cuestión de preferencias. Preferiría no hacerlo. Es cierto que existe el ala radical del movimiento, la cual quiere, y no prefiere, ser parte de “algo.” Es entonces, repito, cuestión de preferencias castrar al mundo con nuestra perenne inmovilidad, pensando que con ello podremos cambiar el panorama artístico del mundo.
+++
Si usted, querido lector, prefiere conocer el tan mentado Manifiesto, siga al pendiente de esta Infrahuevona columna, en el mismo Infrahuevón lugar, a la Infrahuevona hora que usted prefiera.
12 de agosto de 2006
Infrahuevonismo
Capítulo III.- Una síntesis del Manifiesto Infrahuevón
La Duquesa llegó a las cinco. A pesar de su puntualidad, Cortázar, Breton y Valery aún no han dado señal de acuerdo. Ella no sabe que hacer, y en un arranque de lucidez decide abandonarlos e irse con sus amigos. Ahí están Omar, Manuel y Juan Carlos. Ellos, que tampoco han logrado acuerdo alguno, le evitan la pena de decirle la hora conveniente para llegar.
+++
Dado que todavía no existe el tan mentado manifiesto, preferí platicarles de la duquesa. Al menos es mejor que escribir como el novel Broncolín. Sobre cuándo se redactará nuestra postura artística podrá usted enterarse otro día. Le pido siga pendiente. Lo único que puedo adelantarle es que por el momento su adición al Infrahuevonismo será gratuita. En caso de volvernos un movimiento de élite, y si usted lo prefiere, le exprimiremos el bolsillo.
+++
Prefiera no alabar a los guitarristas de blues que exageran sus muecas al tocar. En caso de ser poeta, recuerde que el poema no es una enumeración de acontecimientos, situaciones u objetos, por lo cual, de preferencia, evite hacerlo. Lo único que casi no nos importa son sus preferencias sexuales.
13 de agosto de 2006
Infrahuevonismo
Capítulo IV.- Que trata de mi completa adición al Infrahuevonismo
[Con el tráfago del tiempo se perdió la parte sustancial de este capítulo. Por fortuna, un gran grupo de filólogos e historiadores decidieron ayudar a la restauración de tan valioso documento. En consenso, llegaron a la conclusión de lo que el autor trató de plasmar en estas líneas. El resultado de su arduo trabajo es el siguiente.] El día de hoy preferiría no escribir. Seamos congruentes.

1 comentario:

erratadei dijo...

Creo que es más infrahuevón el señor Omar, quien como todos los mesías no ha escrito nada al respecto y sin embargo tiene a sus cercanos para que escriban las enseñanzas. Espero hable de esto en el capítulo V